¿Qué es factoring? Adelanta las facturas de tus clientes

El factoring es un instrumento financiero que utilizan las empresas para poder anticipar el cobro de sus facturas y así poder financiar su circulante.

Te contamos a continuación todo lo que debes conocer acerca del factoring para empresas y las condiciones que necesitas para solicitarlo a través de MytripleA.

Qué es factoring

Factoring definición

A través de este servicio de factoring las empresas venden los derechos de cobro de dichas facturas obteniendo así una financiación a corto plazo

Sin embargo, es una herramienta financiera poco utilizada por las pequeñas y medianas empresas. A pesar de ello, el control de circulante es imprescindible para el buen funcionamiento del negocio, independientemente del tamaño empresarial. Por el contrario, es un elemento muy utilizado por empresas de un tamaño mayor. 

El factoring es un instrumento financiero para financiación a corto plazo mediante el cual las empresas consiguen adelantar el cobro de las facturas que emiten sus clientes. Es decir, una empresa obtiene liquidez al ceder el derecho de cobro de sus facturas de un cliente o clientes concretos a cambio de un descuento en el montante inicial. 

Origen del factoring

Nos tenemos que remontar a la época de Mesopotamia para encontrar el origen del servicio de factoring. En esta época se creó un registro empresarial que permitía el pago a tiempo de los trabajo realizados. Esto se constituyó como el principio del factoring. Pero cuando realmente se comenzó a usar, fue allá por el siglo XVII para facilitar el comercio entre Inglaterra y Estados Unidos. Inglaterra corría mucho riesgo a la hora de cobrar sus productos textiles vendidos al otro lado del atlántico. De este modo en Estados Unidos se comenzaron a crear entidades financieras que asumían el riesgo comercial de estas operaciones y adelantaban el pago a los proveedores ingleses. 

Es en la revolución industrial cuando se disparó la demanda de estos servicios de anticipo de facturas

Tipos de factoring

Se pueden encontrar dos posibilidades de factoring en función de la cobertura del riesgo de impago: Factoring con o sin recurso. Te las contamos:

  • Factoring con recurso. En este caso, la empresa cedente sí tiene responsabilidad ante impago del cliente. Es decir, la empresa de factoring puede recurrir y solicitar al cedente el importe de las facturas cedidas. En primera instancia, el reclamo se realiza al deudor de las mismas agotando todas las vías posibles para que los inversores recuperen su dinero invertido.
  • Factoring sin recurso. En este caso, en caso de impago, la empresa cedente no tiene ninguna responsabilidad ante el mismo. 

En ocasiones se pueden combinar ambas variedades, es decir, recibir una parte del factoring con recurso y un porcentaje de la operación sin recurso.

Otra forma de clasificación del factoring es con cesión global o cesión parcial:

  • Cesión parcial. En este caso, la entidad o plataforma solo se hace cargo de las facturas anticipadas.
  • Cesión global. La entidad o plataforma se encarga del cobro de todas las facturas (anticipadas o no). 

¿Quién ofrece el servicio de factoring?

Tradicionalmente, el anticipo de facturas estaba ofrecido únicamente por las entidades bancarias. Actualmente han surgido varias alternativas que ofrecen más posibilidades y mejores condiciones para las empresas, como es el caso del factoring a través de MytripleA. 

Al igual que ocurre en el crowdlending, gracias a la tecnología y las innovaciones de las fintech, ahora las empresas pueden adelantar el cobro de sus facturas gracias a la aportación de inversores particulares u otras empresas que reciben a cambio una rentabilidad en forma de tipo de interés. Es decir, ahora tanto empresas como inversores pueden acceder a condiciones más ventajosas mediante factoring. 

Factoring en MytripleA

A través de MytripleA son inversores particulares los que adquieren directamente los derechos de cobro de las facturas, por tanto, ellos serán los que realmente estén adelantando el dinero de las facturas al cedente. La empresa pone a disposición de los inversores las facturas de sus clientes por pagar, y estos pueden adquirirlas a cambio de recibir una contraprestación en forma de tipo de interés.

Una vez realizada la solicitud, MytripleA Factoring analiza la solvencia financiera y comercial del cedente y del deudor de las facturas. Te contamos los requisitos básicos que deben tener las empresas para acceder a este producto de factoring.

Requisitos para conseguir el factoring en MytripleA

Los requisitos para solicitar tu línea de factoring son:

  • Contar con fondos propios positivos
  • No tener incidencias de impagos
  • Contar con el pago de impuestos actualizados
  • Empresa española constituida como S.L. o S.A.
  • Y los plazos de cobro de las facturas sean superiores a 30 días

Los actores del factoring

Para terminar de comprender el funcionamiento del factoring, primero debes conocer todos los actores que actúan en la operación.

  • Cedente: Es la empresa solicitante del factoring, la que cede las facturas de sus clientes.
  • Deudor: Es el cliente del cedente, la empresa que debe pagar la factura.
  • Plataforma: Es el punto de acceso al factoring tanto para la empresa como para los inversores. En este caso MytripleA.
  • Inversores: Personas o entidades que adquieren las facturas a cambio de una rentabilidad atractiva.
  • Seguro de crédito: Compañía de crédito que cubre el riesgo de insolvencia de los deudores.

¿Cómo funciona el factoring en MytripleA?

En este esquema te explicamos cómo funciona el factoring de MytripleA.